Hemos tenido la oportunidad de compartir charla con Juanma Romero en Emprende TVE para dar visibilidad al talento femenino.

Os adelantamos los 8 titulares de nuestra participación en el Programa: 

1. La visibilidad del talento femenino, factor clave para crear referentes

En IBWomen creemos que es necesario trabajar la visibilidad de las mujeres profesionales para que podamos alcanzar el lugar que nos corresponde en la sociedad y por supuesto, en el mundo empresarial. Consideramos que las mujeres estamos muy preparadas y, sin embargo, nos cuesta más llegar a los cargos de responsabilidad. Somos conscientes que quien no tiene visibilidad es como si no existiera y más en el momento actual que nos encontramos. Creemos que trabajando la visibilidad del talento femenino es un impulso para crear referentes y mostrar que es posible llegar. Tenemos la capacidad, las habilidades y la actitud para gestionar puestos de responsabilidad.  Nuestra manera de dar visibilidad es con las actividades que realizamos, nuestras comidas con contenido, nuestros encuentros de Liderazgo que realizamos en colaboración con el CEU y en la sección de Liderazgo en Libertad todos los miércoles en el programa de Todos en Libertad de Eva Robles en Libertad FM.

2. El liderazgo de servicio el motor de IBWomen

En IBWomen es imprescindible los valores. Al final es lo que diferencia a las personas y para nosotras es de vital importancia no sólo contar con una valía profesional, sino contar con valores. El Liderazgo de servicio, acuñado por Robert K. Greenleaf en los años 70, se centra en los comportamientos del líder con respecto a los empleados, la empatía y el desarrollo del potencial y del talento. Fundamentalmente, este estilo de liderazgo ético se caracteriza por anteponer las necesidades de los miembros del equipo por delante de las propias. En IBWomen concentramos nuestro esfuerzo, tiempo y atención en el desarrollo y crecimiento de nuestras asociadas, compañeros, partners, empresas y otras asociaciones y fundaciones con las que colaboramos.

Promovemos una cultura de aprendizaje, de colaboración, de dar para recibir, impulsamos las trayectorias profesionales de nuestras asociadas y miembros de IBWomen, garantizamos una cultura de confianza donde la libertad, la autonomía, el respeto, el aliento y el refuerzo positivo sean valores fundamentales entre otros.

3. Los valores, claves del éxito en el desarrollo profesional de la mujer

Para poder crecer y triunfar tanto en la vida como en el trabajo debemos apoyarnos en principios éticos y valores que nos eleven. Todo triunfo o éxito debe estar sostenido por valores como integridad, humildad, responsabilidad, empatía y compromiso. Estos son los principales, ya que abarcan la esfera de las relaciones entre las personas en la sociedad.

4. La educación como palanca de cambio en materia de igualdad

La educación es una palanca importantísima para alcanzar la Igualdad, es clave para reducir la brecha a todos los niveles no sólo a nivel formativo. Desde IBWomen somos conscientes de que no hay mayor palanca. Por eso somos asociación colaboradora de la Fundación Junior Achievement, impartimos talleres en los colegios a estudiantes de secundaria y de bachillerato en habilidades para alcanzar el éxito y lo hacemos a través de nuestras asociadas. No hay mejor manera que enseñar con el ejemplo y el que mujeres profesionales vayan a los colegios para impartir sus conocimientos y valores es una manera extraordinaria de mostrar a las futuras generaciones de la importancia de trabajar juntos hombres y mujeres para el desarrollo profesional de las personas y alcanzar empresas diversas y exitosas.

5. #ObsceneGap, nuestra campaña contra la brecha salarial

Conforme al indicador del World Economic Forum, durante 2017 se aumentó la brecha salarial y de seguir con la evolución actual se tardarán 100 años en cerrar esta diferencia de trato a nivel mundial. No avanzamos lo suficientemente rápido. Las empresas siguen seleccionando aún a su personal en función del tiempo dedicado y no por su talento. Esta es una de las principales barreras para alcanzar la plena igualdad laboral entre hombres y mujeres en el ámbito de la empresa. La dirección de las empresas en la mayoría de los casos no está pensando en la plantilla en términos de talento sino en términos de tiempo disponible. De este modo, paradójicamente se está despreciando el de más de la mitad de la población, que es, según las estadísticas del INE, femenina.

La aplicación de políticas de igualdad podría aumentar un 12% nuestro PIB hasta el año 2050.

En IBWomen llevamos muchos años trabajando por la Igualdad y realizamos la campaña #ObsceneGap para visibilizar lo que aún sigue ocurriendo: que hombres y mujeres no perciben el mismo salario por realizar el mismo trabajo

6. El fomento de las ‘soft skills’ para impulsar las carreras profesionales

La empresa hoy necesita empleados, mandos intermedios y directivos con una amplia visión táctica y creativa, flexibles y con capacidad para liderar. La formación ya no sólo se centra en las hardskills (conocimientos técnicos) sino también en las softskills. Se presta mayor atención a capacidades como la comunicación, el liderazgo, el trabajo en equipo y la creatividad. El 94% de los empleadores considera que, a la hora de seleccionar a alguien para un puesto que requiere liderazgo, es mucho más importante tener soft skills que años de experiencia.

Conscientes de esta necesidad, en IBWomen no sólo tenemos un programa de mentoring dirigido a nuestras asociadas sino que también impartimos talleres formativos para trabajar estas soft skills tan demandadas en el mercado laboral.

7. No hay desarrollo profesional sin desarrollo personal

El desarrollo profesional nos permite poner en activo todas nuestras competencias adquiridas en una determinada área de acción, ya sea porque dichas competencias las hemos adquirido a base de trabajar en algo que nos apasiona, o porque, simplemente tenemos un talento innato, pero no hay que olvidar que hay desarrollo profesional sin que a su vez tengamos un desarrollo personal.

Avanzar en nuestro desarrollo profesional, significa a su vez, estructurar mejor nuestros valores y la identificación de nuestra marca personal, que nos beneficiará en aspectos tales como autoconocimiento, liderazgo y toma de decisiones, habilidades personales entre otros.

8. La excelencia profesional como sello de nuestro liderazgo

los principios y valores en los que se basa la excelencia personal si lo entendemos como un estilo de vida que es necesario alimentar diariamente:

Capacidad de influencia: La persona excelente influye positivamente en las personas que le rodean y es motor de cambios esenciales.

Comunicación eficaz. Sabe comunicar sus mensajes de forma clara y eficiente. Tiene un buen dominio del lenguaje y del sentido de la oportunidad para cada una de las cosas que expresa.

Claridad en sus propósitos. Tiene claro qué busca y diseña estrategias y vías para alcanzar sus objetivos, bien sean profesionales o de otro tipo.

Originalidad. La persona excelente, además, destaca por aportar soluciones originales, innovadoras y que sirvan para mejorar su medio.

Responsabilidad. Se hace cargo de las decisiones que toma; es consciente de lo que supone cada uno de sus pasos.

Libertad. Es libre y tiene autonomía para tomar decisiones. Se apoya en los demás no para evadir tareas, sino para generar compromiso entre sus círculos cercanos y estrechar sus lazos con las personas que los conforman.

Intuición y alegría. La intuición es una de sus fortalezas. Además, es alegre y se enfrenta a sus retos personales con una actitud positiva.

Si trasladamos este concepto al campo profesional, encontramos que ser una persona excelente aporta beneficios como mejora de niveles de rendimiento laboral, potencia el nivel de empatía, incrementa visión a largo plazo entre otros.

¡Gracias Juanma Romero y Emprende TVE por dar visibilidad al talento femenino!